La opinión que tienes de ti mismo/a es ¿buena, mala, regular? Estamos hablando de cómo te ves a ti mismo/a, de tu autoestima.

Tener una autoestima elevada es esencial en nuestras vidas para todo: para tener un buen trabajo, para ser un buen emprendedor y autónomo, para ser un buen estudiante, para ser una buena madre/padre…. En definitiva, para desempeñar cualquier actividad en nuestra vida y para que nuestros sueños se hagan realidad.

¿Qué es la autoestima?

Se basa en los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que tenemos a lo largo de nuestra vida.

La autoestima es un sentimiento personal e interno que impulsa a la persona a desarrollarse, a poner en práctica sus capacidades de manera que se vaya orientando hacia un equilibrio personal.

La autoestima es el resultado de la opinión que una persona tiene de sí misma: de su apariencia física, de sus aptitudes, de sus éxitos profesionales y personales, de la riqueza de su vida afectiva.

Un adecuado nivel de autoestima es la base de la salud mental y física del organismo.

La autoestima es un valor frágil y mutable, que aumenta cuando vivimos respetando nuestros propios valores y que disminuye cada vez que nuestro comportamiento no está en coherencia con ellos.

Según Nathaniel Branden, la autoestima “es la clave para comprendernos y comprender a los demás, para proyectarnos hacia el éxito o hacia el fracaso”

¿Cómo se construye la autoestima?

Se construye en el contacto con las personas: los padres, la familia, los amigos, los profesores….Todos tienen una influencia sobre la percepción que tenemos sobre nosotros mismos.  Además, y según vamos sumando experiencias vitales y como nos enfrentamos a ellas, debemos tener en cuenta nuestra propia crítica o juicio interno y que hacemos sobre nuestra capacidad para enfrentarnos a los problemas de la vida: sobre nuestros éxitos, errores o fracasos.

  Te proponemos unas preguntas que te ayudará a tomar conciencia:

  • ¿Quién ha participado en la construcción de tu autoestima?: piensa en personas de tu entorno: desde la infancia hasta la actualidad.
  • ¿Qué cosas has escuchado sobre ti?: piensa en frases que te hayan dicho y hayan dejado una huella en ti
  • ¿Qué experiencias vitales te han dejado huella?: piensa en aquellas que hayan tenido una connotación, a priori, más negativa: fracasos, errores cometidos, etc.
  • ¿Qué opinión tienes de ti mismo?: piensa en cómo te valoras, cuánto te juzgas y cuánto te aceptas
  • ¿Qué valoración te das a ti mismo/a?: del 1 al 10. Siendo 1 el mínimo y 10 el máximo.

autoestima

¿Qué puedes hacer para mejorar tu autoestima?

Te vamos a dar unas reglas básicas a tener en cuenta:

  • Piensa en positivo: toma conciencia de cómo son tus pensamientos ¿suelen tener un cariz negativo? Date cuenta de ello y cambia tu pensamiento a positivo.
  • Céntrate sólo en cosas positivas: toma conciencia de cómo te valoras a ti mismo/a en cada cosa que haces. Si observas que llega una autocrítica, sustitúyela por una cualidad tuya.
  • No generalices: la perfección no existe. Tú, como todos, cometes fallos, aunque cometer un fallo en una situación determinada no es determinante para que siempre cometas el mismo fallo.
  • Se consciente de tus éxitos: felicítate siempre por todo lo que haces bien. Aprende a valorar tus logros.
  • No te compares: tú eres una persona única, con tus puntos fuertes y débiles.
  • Confía en ti mismo: en tus capacidades y en tus opiniones.
  • Acéptate a ti mismo: no importa la opinión que los demás tengas sobre ti porque tú eres la persona más valiosa de tu vida-
  • Se proactivo/a: persigue tu mejora continua. Trabaja los aspectos de ti mismo/a que no te gustan y haz todo lo que esté en tu mano para cambiarlo.

Uso de cookies

Gabinete Emocional utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies